sábado, 7 de noviembre de 2015

Vive y deja vivir

     Hablando con toda la sinceridad del mundo, creo que miento si digo que en algún lugar del planeta existe alguien totalmente seguro de sí mismo y de su vida.
    Si hay algo que nos une a todos como seres humanos es que todos tenemos sentimientos, tenemos -mal o bien- nuestros propios problemas y cada quien ha adquirido una forma diferente de lidiar con esos problemas, producto de sus vivencias, su experiencia y las lecciones aprendidas de los errores y del pasado.
      Creo firmemente de que no existe una manera "bien" de lidiar con nuestros problemas, cada cual los enfrenta de la manera que puede y con lo que tiene a mano; como digo siempre, cada cual hace lo mejor que puede en el marco de la situación y el entorno en el que se encuentra en este momento.
     Hoy (sí, después de más de un año, que volví a abrir el blog, lol) quiero hablar de un asunto que me parece muy importante y que hoy en día se lo toma para la joda o como algo con lo cual se puede comerciar: la inseguridad.
   La inseguridad es no tener fe en sí mismo, no tenerse confianza, no amarse ni aceptarse por la persona que uno es. No se trata, empero, de levantarse un día, mirarse al espejo y decir "uy, me veo feo/a". Va mucho más allá de eso. No es solamente verse feo o estar pendiente todo el tiempo de lo que dicen los demás porque no te importa tu propia opinión. Se trata de tener trabas a la hora de tomar decisiones porque no estás seguro de si vas a ser capaz de sobrellevarla bien o no; se trata, en sí, de un estilo de vida que te destruye cada día, que no te deja desarrollar tu potencial al máximo.
     ¿Qué tiene que ver el título de la entrada con lo que estoy diciendo? Bueno, déjenme decirles que considero que hay dos tipos de personas con inseguridad (porque sí, inseguridad en cierto punto tenemos todos, incluso la gente más famosa y exitosa): la que la reconoce y la que no.
    La gente que reconoce su inseguridad sabe que no se quiere a sí misma, que tiene problemas internos, y asimismo hay gente que no sabe muy bien qué hacer con eso y otras personas que lo afrontan y van superándose día a día. Más allá de que lidies con tu inseguridad o no, yo creo que lo sano y lo correcto es saber que se la tiene y querer superarla, y no ir como un pelotudo dando vueltas creyéndote el mejor (complejo de inferioridad).
      Justamente de ese tipo de personas se trata el segundo grupo, la gente que no sabe lidiar con su inseguridad y está todo el tiempo rompiéndole las pelotas a los demás como si no hubiera un mañana. Gente que en vez de levantarse y decir, voy a tomar control de mi vida, voy a aceptar y manejar mis emociones, me voy a querer a mí mismo por quien soy, no voy a intentar ser nadie más, se piensa que tiene la vida ya solucionada y sale a la calle a causar problemas. Conozco un montón de gente así. Lo peor es que causan daño para los demás y para con ellos. Con los demás porque son el tipo de personas que hacen comentarios hirientes para sentirse mejor ellos, que te rebajan, que te humillan, que te quieren pisotear, que se piensan que pueden pasarte por encima. Y no es así. Y para con ellos porque esa inseguridad encubierta es un arma de doble filo, porque se hacen daño a sí mismos al estar encubriendo el problema con esa falsa superioridad en vez de solucionarla y ser felices.

Lo único, en resumen, que quiero dar a entender con esta entrada, es un mensaje para la gente que no quiere reconocer su complejo de inferiodidad ni su inseguridad. Si tienen problemas (con ustedes mismos, con sus relaciones interpersonales, con su trabajo, lo que sea) yo creo que es mejor que se hagan cargo de esos problemas en lugar de molestar a los demás. Destruyan ese ego. Ojo, no me refiero que molestar a los demás sea estar tristes, o estar enojados, o de mal humor, ni nada por el estilo. Me refiero a tratar mal a los demás, intentar tirar a los otros abajo, etcétera. Creo que entienden lo que digo.

Vivan y dejan vivir. Déjense de pelotudeces; en serio.



1 comentario:

  1. Hola Hellen! Me ha impresionado tu blog nada más verlo, me encanta el estilo, y que casualidad hace tiempo tuve ese fondo de blog jeje me acabo de dar cuenta :') Pero bueno a lo que voy que me enrollo :') Estoy completamente de acuerdo con tu entrada, me encanta tu reflexión y explicación clara de los dos tipos de inseguridad, yo tengo la primera, hace tiempo la tenia muy fuerte y poco a poco la he ido superando y ahora veces si sigo teniendo un poco de inseguridad y a veces en ciertas decisiones tela... pero de lo que se trata es de aceptarla, superar nuestros miedos y problemas y no hacer daño a los demás por sentirnos nosotros así.
    Un beso cielo! Ya tienes una seguidora más, espero que ya no te vayas de blogger eh <3

    ResponderEliminar