lunes, 9 de noviembre de 2015

Los "errores"

    Una vuelta hace muchos años me gustaba un chaboncito que iba a mi grado. Yo era re pendeja así que estaba obsesionada, posta. Se dio la casualidad de que salí a una matiné (MATINÉ, EH) con una amiga,y estaba él.
    Yo estaba en esa etapa pelotuda en que las mujeres recién empiezan a saber lo que es una pija y los hombres todavía están discutiendo sobre pokémon, e indudablemente la misma en que si te gustaba alguien le decías a fulanito y fulanito iba y le decía que querías chapar con él y después se armaba toda una ronda a tu alrededor (hermoso si tenés ansiedad social).

   Bueno, el hecho es que pasó algo así, pero yo había entendido que el sí quería cuando en realidad no. Todo el mundo creyó que me le tiré. Pero eso no fue lo peor, falta la mejor parte: la avalancha de tweets de odio de todos cagándose de risa, descansándome, humillándome porque supuestamente me le había tirado.


     Hoy en día me acuerdo de todo esto y me cago de risa por lo boludita que fui y por las reacciones de las pajeras de mis compañeras (con todo respeto), pero dudo que sea algo de lo que te puedas olvidar, además de la ansiedad y del miedo que me generó todo eso (en su momento, porque son cosas que ya superé con los años).
       Cuento esto porque creo que es un perfecto ejemplo de lo que quiero hablar hoy. En ese momento yo me odié completamente, ¿cómo podía haber cometido un error así? Posta, me re tiré abajo y tenía ganas de enterrarme ocho metros bajo tierra. No tengo idea de cómo carajo lo afronté, supongo que reprimí muchas cosas e hice como si no me pasara nada, no me acuerdo (tengo una memoria de mierda btw).
          Cada vez que pienso en eso o en otras situaciones similares me pongo a recapacitar si verdaderamente todo eso fue un error, si fue una cagada tan grande como para torturarme mentalmente como lo hice. ¿Es un pecado que me haya gustado ese flaco? ¿Maté a alguien? ¿Estuvo TAN mal haber entendido mal algo? En su momento me pareció que sí, y leía una y otra vez los tweets, como me solía pasar cuando estaba paranoica después de una pelea o situación tensa. Los leía una y otra y otra y otra vez por el único y puro placer de torturarme, de hacerme mierda, de decirme que era una idiota, que cómo concha iba a hacer eso. En fin, creo me entienden. Lo repito, no sé como hice para superarlo, no sé como hice para seguir así... Afortunadamente con el pasar del tiempo y con la paja de seguir dándole vueltas al asunto me di cuenta de que en realidad yo no había hecho nada mal.


    Hay una moraleja que quiero dejar aunque el anécdota sea medio boludo: a veces cometemos errores, pero la mayoría de las veces que creés que es un error, en realidad no lo es.

       La gente insegura ronda por todos lados (como ya hablé hace un par), y las que no asumen su inseguridad van por la vida rompiéndonos las pelotas como si fuera su hobby. Estas personas son las que te hacen creer que muchas de las acciones y las experiencias de tu vida son un error, cuando en realidad no lo son. Que quede claro ésto: lo hacen para sentirse bien ellos, para rebajarte. La clave es entender que por ahí no fue tan malo lo que hiciste, que no mataste a nadie. Que en realidad no es tan malo que te guste alguien o haber contestado mal o haber quedado en ridículo, es completamente NORMAL.

   No quiero, empero, que se sobreentienda que mi forma de pensar se trata de que considero que los errores en realidad no existen, que son producto de nosotros los humanos. No es así. Sí que existen pero no son algo tan malo como la gente los pinta, siempre y cuando sepas cómo sobrellevarlos. En realidad el error es un aprendizaje, te ayuda a crecer como persona y a saber qué cosas podés no volver a hacer la próxima vez. Esto es importante: de un error podés estancarte y hacerte mal a vos mismo o podés tomarlo como experiencia y crecer como persona.

      Esto es uno de los tantos secretos para vivir feliz y para superar cosas que te hicieron mal, reconocer los errores y no hacerse tanto la cabeza por pelotudeces. Nadie se merece sufrir por tirarse abajo al pedo. Está bien errar, está bien equivocarse. Lo que está mal es creerse perfecto.

6 comentarios:

  1. Esto es uno de los tantos secretos para vivir feliz y para superar cosas que te hicieron mal, reconocer los errores y no hacerse tanto la cabeza por pelotudeces. Nadie se merece sufrir por tirarse abajo al pedo. Está bien errar, está bien equivocarse. Lo que está mal es creerse perfecto.


    Y si bien al principio si es un ddolor de cabeza con el tiempo aprendemos a vivir
    Gracias por pasar por recomenzar y dejarme el tan grato recuerdo de tus palabras

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo con tu conclusión final Hellen, aprendemos de los errores, si no los tuviéramos no aprenderiamos. Por supuesto esa gente que se cree perfecta es todo lo contrario, nadie lo es y nadie debería creerse mas que nadie. Así que aunque a veces nos cueste por nuestras inseguridades, tenemos que aprender de ello y vivir, no sufrir por cada fallo que cometamos, vivir la vida sin quedarnos atrapados y que le den a la gente gilipollas.
    Gracias por estos textos tuyos reflexivos, me encantan, te desahogas y haces reflexionar a toda persona que te lee, un beso <3

    ResponderEliminar
  3. Hay que reconocerse como es uno, con sus debilidades y potencialidades, hacerse a la idea de que estar en la vida es parte del éxito y el fracaso. Los psicologos ue aceptar terapias de tercera generación, apra aprensivos, depresivos, tristes hablan de problemas cognitivos: aprender a vivir con el dolor o el trastorno. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  4. Reconocer los errores, saber vivir con ellos, aprender de ellos, luchar por superarlos... Todas y cada una de esas acciones te hacen aprender un poco mas sobre la vida y ser algo más fuerte. Me alegro muchisimo de que pudieras superarlo, aunque debiste de pasarlo muy mal, ahora ya sabes como afrontar problemas como ese.

    ibeatforlove.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con que tú relatas. Es importante salir del atolladero y sacarle lo positivo.
    Me gusta como piensas.

    Muy bonito e importante tu blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con que tú relatas. Es importante salir del atolladero y sacarle lo positivo.
    Me gusta como piensas.

    Muy bonito e importante tu blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar