viernes, 26 de septiembre de 2014

La anorexia y la bulimia

Cuando hablan de trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia, yo creo que la culpa no es tanto del sujeto que sufre la enfermedad sino de los medios de comunicación que ejercen presión sobre estas personas.
No parece raro, sin embargo, que la anorexia y la bulimia se den principalmente en los jóvenes, especialmente los adolescentes. Estamos en un período en que todavía estamos formando nuestra personalidad, todavía hay parámetros que establecer, metas que forjar y rasgos que consolidar. Cuando hablo de adolescencia no siempre hablo de debilidad, porque no estoy diciendo que nosotros -los adolescentes- seamos débiles, pero sí hablo de falta de dureza: todavía estamos blandos, todavía nos estamos moldeando.
En este proceso es donde aprovechan los medios de comunicación para establecer estereotipos de belleza y pautas inalcanzables para ser hermosa, exitosa o deseable. Es en este mismo éxito donde la persona, en sí, se pudre. Este golpe de cánones es recibido especialmente por los adolescentes de las que hablé, en la mayoría mujeres. Y hay una característica que noto en la mayoría que los sufren con mayor intensidad: tienen una baja autoestima.
La baja autoestima significa poca valoración propia y la poca valoración propia involucra una búsqueda de perfección, traducido en ansias de mejorar y de ser siempre el mejor. Y esto, opino yo, es totalmente tóxico.
Hoy en día si no sos flaca, rubia, con curvas y sonrisa perfecta, por tirar algunos ejemplos, entonces no valés nada. Y no debes dejar que nadie te diga que no valés nada. Todos culpan a la sociedad, que la sociedad esto, que la sociedad lo otro, pero nadie se da cuenta de que la sociedad somos nosotros. Vos también sos la sociedad a la que criticás cuando te reís de cómo le queda el pantalón a esa gorda o de que la chica de allá tiene un cuerpo de mierda. Y la verdad es que CADA CUAL TIENE SU CUERPO Y NADIE TIENE DERECHO A JUZGAR A NADIE. Porque vos no sabés si tu comentario influye tanto en la otra persona y cuando llega a su casa vomita, o no come por semanas.
Personalmente nunca pasé por un trastorno alimenticio pero me pareció prudente dar mi opinión sobre este tema y hacer un llamado a la sociedad -como dije antes- en pos de que cada uno haga un poquito más de turismo dentro de cada uno y deje de juzgar al otro, porque cada uno es como es y eso es, precisamente, lo que lo hace único e irrepetible. Y eso vale más que todos los estereotipos del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario