sábado, 6 de septiembre de 2014

Confesión #1

Extraño mucho a alguien y extraño hablar con ese alguien pero no le voy a hablar porque ya no da y temo molestarle. En realidad, más que molestarle, temo volver a perder la dignidad (o lo poco que me queda). Además hay muchas cosas de esta persona que no me cierran -actitudes,etc. Es como que quiero empezar otra conversación pero a la vez no.


4 comentarios:

  1. Empiézala. Hay que dejar atrás lo otro. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. A veces queremos dar segundas oportunidades, pero nunca debemos hacerlo a canvio de perder la dignidad, sinó luego no nos quedará nada!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo.
    Tengo varios escritos sobre esto.
    Carillas y carillas.
    Te carcome la cabeza,
    querés buscarlo. Lo extrañás.
    Decidís dejar el ego y buscarlo
    pero te acordás, nuevamente,
    que no debés.
    Que no te quiere (o no de la misma forma)
    y ahí mismo, es cuando decidís,
    contra viento y marea;
    no hablarle.

    ResponderEliminar